Luis XIV de Francia también conocido como Louis XIV, el Rey Sol o Luis el Grande fue un estandarte de la monarquía absolutista. Es considerado como el rey que marcó un antes y un después en la historia de Europa.

Luis XIV: Biografía, Características de su Gobierno y Muerte

Luis XIV ejerció un total dominio militar, político y cultural. Partidario de la idea que su poder devenía de Dios.

Fue rey de Francia y de Navarra desde el 14 de mayo de 1643 hasta su muerte, con 76 años de edad y 72 de reinado. También fue copríncipe de Andorra y conde rival de Barcelona durante la sublevación catalana como Luis II.

Biografía

Louis de Bourbon nació en Saint-Germain en Laye, Francia, el 5 de septiembre de 1638, suceso que fue recibido como un don divino por sus padres. Fue el primogénito y sucesor de Luis XIII y de Ana de Austria. Fue bautizado como Louis-Dieudonné (Dieudonné significa «dado por Dios»); también se le otorgaron los títulos de premier fils de France («primer hijo de Francia») además del tradicional de delfín de Francia.

Tras la muerte de Luis XIII, el 14 de mayo de 1643 Luis XIV asciende al trono con tan sólo cinco años de edad, quedando su madre como regente.

Entre 1643 y 1715 fue copríncipe de Andorra.

Durante la sublevación catalana entre 1643 y 1652 fue conde rival de Barcelona.

Debido a la guerra civil de la Fronda y el peligro que corría la familia real y la monarquía Luis XIV y su madre huyen a París. Incluso nobles de todo rango, desde princesas de sangre real, primos del rey y nobles de largo linaje participaron en la rebelión. Esto generó que Luis XIV desarrollara una gran desconfianza hacia la nobleza.

En 1682 trasladó al Palacio de Versalles la corte, alejándose de la insalubridad y las intrigas de París y pudo controlar mejor a la nobleza. Luis divertía a los nobles con fiestas extravagantes y otras distracciones, hecho que contribuía notablemente al control real sobre una nobleza poco disciplinada.

Luis creía que la única manera de mantener su poder era colocar plebeyos o, por lo menos, miembros de la nueva aristocracia en los cargos importantes. Por ello, Luis dedicó a toda la gran aristocracia a la posición de cortesanos, a la vez que nombraba ministros a plebeyos y nuevos aristócratas. Como cortesanos, el poder de la nobleza disminuyó notablemente. Esa falta de poder se ve reflejada en la ausencia de rebeliones.

La vida de la corte se centraba en la grandeza. Los cortesanos se rodeaban de vidas lujosas, vestidos con gran magnificencia, siempre asistiendo a cenas, representaciones, celebraciones, etc.

Luis XIV intentó incrementar su control sobre la Iglesia. Convocó una asamblea del clero en noviembre de 1681. Tras su disolución en junio de 1682, la asamblea había aceptado la Declaración del Clero Francés. El poder real se incrementó, en detrimento del poder papal. Entre algunas de las medidas adoptadas podemos mencionar a que el Papa no podía enviar legados papales sin el consentimiento de Luis; los obispos no podían abandonar el país sin aprobación real; ningún agente gubernamental podía ser excomulgado por sus actos en misión oficial; y no se podía apelar al Papa sin la aprobación del rey.

El fin de su largo reinado estuvo marcado por el declive de la hegemonía francesa en el continente, el fracaso de su política colonial y el inquietante malestar social surgido de las hambrunas que padecía el pueblo.

Vida Privada

A través de la alianza anglo-francesa que venció a los españoles, Luis XIV contrajo matrimonio con la infanta de España María Teresa de Austria de la Casa de los Habsburgo, hija del rey Felipe IV de España y de la princesa Isabel de Francia ambos tíos carnales de Luis XIV por lo que el monarca con su esposa eran primos hermanos dobles. El matrimonio se celebró el 9 de junio de 1660. Con ella tuvo 6 hijos: Luis de Francia, Ana Isabel de Francia, María Ana de Francia, María Teresa de Francia, Felipe Carlos de Francia y Luis Francisco de Francia.

No obstante tuvo una serie de amantes con las cuales tuvo gran descendencia. Con Luisa de La Vallière tuvo cuatro hijos de los cuales solo 2 fueron legitimados: María Ana de Borbón y Luis Armando de Borbón. Con Madame Montespan tuvo 6 hijos: Luis Augusto de Borbón, Luis César de Borbón, Luisa Francisca de Borbón, Luisa María Ana de Borbón, Francisca María, y Luis Alejandro. Con Claudia de Vin des Œillets tuvo una hija: Luisa de Maisonblanche y con María Angélica de Scorailles dos hijos.

La esposa de Luis XIV, María Teresa, falleció el año 1683. Su segundo matrimonio se llevó a cabo con Madame de Maintenon en 1685.

Gobierno

Luis XIV consiguió crear un régimen absolutista y centralizado, hasta el punto que su reinado es considerado el prototipo de la monarquía absoluta en Europa.

Incrementó el poder e influencia francesa en Europa, combatiendo en tres grandes guerras: la Guerra franco-neerlandesa, la Guerra de los Nueve Años y la Guerra de Sucesión Española.

La protección a las artes que ejerció el soberano Luis XIV fue otra faceta de su acción política. Los escritores Moliére y Racine, el músico Lully o el pintor Rigaud resaltaron su gloria, como también las obras de arquitectos y escultores. El fastuoso Palacio de Versalles, fue la culminación de esa política. Versalles fue el escenario perfecto para el despliegue de pompa y para la sacralización del soberano.

En un intento de aumentar más su dominio en Europa, Luis XIV reforzó el galicanismo, una doctrina que limitaba el poder papal en Francia. El rey obtuvo el poder de promulgar leyes eclesiásticas y todas las reglas papales eran inválidas en territorio francés sin el consentimiento real.

Luis creía que para mantener la unidad nacional debía antes conseguir la unidad religiosa. Así llevó a cabo la persecución de los hugonotes, la expulsión de los judíos de las colonias francesas y la conversión de los protestantes al catolicismo. También se prohibió la práctica de cualquier religión, excepto del catolicismo. Esto tuvo consecuencias políticas y diplomáticas, principalmente en los países protestantes, en los cuales se creó un sentimiento antifrancés.

Como resultado de las victorias militares así como los logros culturales, Europa admiraría a Francia y su cultura, comida, estilo de vida, etc.; el francés se convertiría en la lingua francapara toda la élite europea

Muerte

Luis XIV murió el 1 de septiembre de 1715 de gangrena. Su cuerpo yace en la basílica de Saint-Denis, en París.