Immanuel Kant fue un filósofo prusiano de la Ilustración. Es considerado como el primero y más importante representante del criticismo y del idealismo clásico alemán así como uno de los pensadores más influyentes de la filosofía universal. Además se trata del último pensador de la modernidad, anterior a la filosofía contemporánea.

Immanuel Kant: Biografía Corta, Pensamiento, Filosofía, Aportaciones y Obras

Sus ideas sobre la religión, el universo y la humanidad revolucionaron el mundo.

Biografía

Immanuel Kant nació en Königsberg, Prusia (actual Kaliningrado, Rusia), el 22 de abril de 1724. Fue bautizado como Emanuel pero cambió su nombre a Immanuel tras aprender hebreo. Creció en un hogar pietista que ponía énfasis en una intensa devoción religiosa, la humildad personal y una interpretación literal de la Biblia.

En su juventud, Kant fue un estudiante constante, aunque no espectacular. Kant recibió una educación tan severa que favorecía la enseñanza del latín y la religión por encima de las matemáticas y las ciencias.

En su juventud estudió en el Collegium Fridericianum y luego en la Universidad de Königsberg.
Interrumpió sus estudios a causa de la muerte de su padre y en 1746 se convirtió en un profesor particular, y luego profesor universitario en 1755.

En 1770, a la edad de 45 años, Kant fue nombrado como Profesor de Lógica y Metafísica en la Universidad de Königsberg. Por ese entonces ya era conocido como un erudito y un filósofo cada vez más influyente.

Durante más de una década no publicó ningún trabajo de filosofía, y dedicó este período a trabajar aisladamente en solucionar problemas planteados.

Muchos de los discípulos transformaron la posición kantiana en formas de idealismo cada vez más radicales. Esto marcó la aparición del Idealismo alemán. Kant se opuso a estos desarrollos.

Pensamiento

Kant argumentaba que la experiencia, los valores y el significado mismo de la vida serían completamente subjetivos si no hubiesen sido subsumidos por la razón pura, y que usar la razón sin aplicarla a la experiencia, nos llevaría inevitablemente a ilusiones teóricas.

Kant descalificaba la posibilidad de contactar a las cosas en sí mismas, sean las del mundo, la de Dios, o del alma. La filosofía de Kant no niega la existencia de Dios, ni un orden moral, ni la realidad pensable de un mundo físico. Lo que niega es que la razón humana pueda trascender y llegar a esos entes en sí mismos: sean el «mundo.

Kant constituyó la idea de que el mundo, el Sol y todos los planetas son complementarios unos con otros.

Filosofía

Kant habla de la estética trascendental. Afirma el valor primordial que se le da a la experiencia, en tanto esta permite presentar y conocer a los objetos, desde la percepción sensible o intuición. La capacidad de recibir representaciones se llama sensibilidad, y es una receptividad, pues los objetos vienen dados por esta. La capacidad que tenemos de pensar los objetos dados por la sensibilidad se llama entendimiento. Las intuiciones que se refieren a un objeto dado por las sensaciones se llaman intuiciones empíricas y el objeto sensible constituido por la sensación y las formas puras a priori de espacio y tiempo impresas por el hombre se llama fenómeno.

La estética trascendental muestra que, a pesar de la naturaleza receptiva de la sensibilidad, existen en ella unas condiciones a priori que nos permiten conocer, mediante el entendimiento, los objetos dados por el sentido externo (intuición). Estas condiciones son el espacio y el tiempo.

Kant entiende por sensación el efecto de un objeto sobre la facultad representativa, en cuanto somos afectados por él. Se entiende que se prescinde por completo de la naturaleza del objeto afectante y que solamente se presta atención al efecto que se produce en nosotros, en lo puramente subjetivo.

La intuición empírica es una percepción cualquiera que refleja a un objeto, y así el conocimiento es considerado como un medio. La intuición empírica es la que se refiere a un objeto, pero por medio de la sensación. El fenómeno es el objeto indeterminado de la intuición empírica.

Existe un límite, una demarcación clara entre lo que puede ser conocido de un modo objetivo y lo que no puede serlo, es decir, una demarcación clara entre ciencia y metafísica. Ese límite es la experiencia.

Kant también habla de la analítica trascendental. El hombre dispone de las categorías como funciones del entendimiento. La sensibilidad es receptiva, aunque no quiere decir esto que sea pasiva, pues presupone la actividad corporal. El entendimiento es también activo y su función es la de producir conceptos. La mente tiene la capacidad para hacer emerger desde sí misma, determinadas formas cognitivas a priori que organizan el material múltiple que le proporcionan los sentidos.

La razón humana tiene en el conjunto de categorías su fuerza para concebir los objetos, pero siempre que haya un aflujo de fenómenos sobre los cuales ellas puedan actuar. Cuando tal cosa no ocurre, en el caso de los objetos denominados «metafísicos», como Dios, el alma, el mundo, tal función del entendimiento deriva sin mucho sentido y cae en las llamadas antinomias, en que tanto puede demostrarse como verdadera una posición como la contraria.

Sobre la ética, Kant se caracterizó por la búsqueda de principios con el carácter de universalidad que posee la ciencia. De esta manera, separó las éticas en: éticas empíricas (todas las anteriores a él) y éticas formales (ética de Kant).

Kant sintetiza su pensamiento en tres preguntas: ¿Qué debo hacer?, ¿Qué puedo saber?, ¿Qué me está permitido esperar?, que pueden resumirse en una sola: ¿Qué es el hombre?

Aportaciones

Kant adelantó importantes trabajos en los campos de la ciencia, el derecho, la moral, la religión y la historia.

Diseñó la hipótesis de la nebulosa protosolar, en donde dedujo correctamente que el sistema solar se formó de una gran nube de gas, una nebulosa.

También dedujo correctamente que la Vía Láctea era un gran disco de estrellas, formada asimismo a partir de una nube giratoria.

Hoy en día, Kant continúa teniendo una gran influencia en la filosofía analítica y continental.

Obras

Su obra es típicamente alemana, muy elaborada y un tanto nebulosa.

Entre los principales libros de Immanuel Kant encontramos a:

• Crítica de la razón práctica
• Crítica de la razón pura
• Crítica del juicio
• El único fundamento posible de una demostración de la existencia de Dios
• Fundamentación de la metafísica de las costumbres
• Historia general de la naturaleza y teoría del cielo
• La metafísica de las costumbres
• La paz perpetua
• La religión dentro de los límites de la mera razón
• Observaciones sobre el sentimiento de lo bello y lo sublime
• Prolegómenos a toda metafísica futura
• Respuesta a la pregunta: ¿Qué es Ilustración?

Muerte

Immanuel Kant falleció en Prusia el 12 de febrero de 1804. La tumba de Kant se encuentra fuera de la Catedral de Königsberg. Es uno de los pocos monumentos alemanes conservados por los soviéticos.