Voltaire fue un escritor, historiador, abogado y filósofo francés, una figura intelectual dominante de la Ilustración. Es considerado como el maestro de la ironía.

Voltaire: Biografía, Pensamiento, Filosofía y Obras

Voltaire fue un genial divulgador, y su credo laico y anticlerical orientó a los teóricos de la Revolución Francesa.

Biografía

François-Marie Arouet nació en París el 21 de noviembre de 1694.

Entre 1704 y 1711, estudió latín y griego en el colegio jesuita Louis-le-Grand.

Entre 1711 y 1713 estudió Derecho.

En 1713 obtuvo el cargo de secretario de la embajada francesa en La Haya, trabajo del que fue expulsado debido a un idilio con una refugiada francesa.

En 1718 escribió una sátira contra el duque de Orleáns, lo que le valió la reclusión por un año en la Bastilla, tiempo que dedicó a estudiar literatura. Una vez liberado, fue desterrado a Châtenay-Malabry, donde adoptó el seudónimo de Voltaire.

El seudónimo Voltaire indica que es un apelativo a Petit Volontaire (el pequeño voluntario) que usaban sus familiares para referirse a él de niño. Otra hipótesis señala que proviene del anagrama de Arouet L(e) J(eune) (Arouet, el joven), utilizando las mayúsculas del alfabeto latino.

Voltaire era masón y admirador de la cábala.

En 1723 tuvo una disputa con el noble De Rohan y fue encarcelado de nuevo en la Bastilla y, al cabo de cinco meses, como el recluso seguía sosteniendo su derecho al duelo, fue liberado y desterrado a Gran Bretaña. Se instaló en Londres y allí Voltaire recibió una influencia determinante en la orientación de su pensamiento.

Regresó a Francia en 1728, y difundió sus ideas políticas, el pensamiento del científico Isaac Newton y del filósofo John Locke.

En 1734 se ordena nuevamente una detención contra Voltaire, quien se refugió en el castillo de Émilie du Châtelet, mujer con la que establecerá una larga relación amorosa.

En 1742, Voltaire viajó a Berlín, donde fue nombrado académico, historiógrafo y Caballero de la Cámara real.

Debido a algunas disputas con Federico II, se le expulsó nuevamente de Alemania y, debido a la negativa de Francia de aceptar su residencia, se refugió en Ginebra, Suiza.

En 1746 Voltaire fue elegido miembro de la Academia Francesa en la que ocupó el asiento número 33.

En 1778 Voltaire volvió a París.

Voltaire murió siendo inmensamente rico: fue uno de los mayores rentistas de Francia. Es conocida la afición de Voltaire a las aventuras financieras y también al fraude.

Pensamiento y Filosofía

Voltaire cree en un sentimiento universal e innato de la justicia, que tiene que reflejarse en las leyes de todas las sociedades.

La vida en común exige una convención, un «pacto social» para preservar el interés de cada uno.

La labor del hombre es tomar su destino en sus manos y mejorar su condición mediante la ciencia y la técnica, y embellecer su vida gracias a las artes.

Su filosofía práctica prescinde de Dios, aunque Voltaire no es ateo. Sin embargo, no cree en la intervención divina en los asuntos humanos.

Fue un ferviente opositor de la Iglesia católica, símbolo según él de la intolerancia y de la injusticia.

Voltaire pasó a la historia por acuñar el concepto de tolerancia religiosa. Siempre defendió la convivencia pacífica entre personas de distintas creencias y religiones.

Voltaire criticó en numerosas ocasiones la pretensión del pueblo judío de ser el pueblo elegido por Dios y se hizo eco de los prejuicios habituales en su época contra los judíos. Por tal motivo se le tildó de antisemita o antijudío. También atacó con idéntico celo a los cristianos y musulmanes. Por tal motivo es considerado como antirreligioso en general.

Voltaire cree posible humanizar la esclavitud. La falta de humanidad de los patrones es la que causa los males de la esclavitud. No critica el principio, sólo la forma.

Obras

Voltaire alcanzó la celebridad gracias a sus escritos literarios y sobre todo filosóficos.

Toda la obra de Voltaire es un combate contra el fanatismo y la intolerancia.

Sus escritos siempre se caracterizaron por la llaneza del lenguaje, huyendo de cualquier tipo de grandilocuencia. Maestro de la ironía, la utilizó siempre para defenderse de sus enemigos, de los que en ocasiones hacía burla demostrando en todo momento un finísimo sentido del humor.

Entre sus principales obras encontramos a:

• Cándido
• Cartas inglesas
• Diccionario filosófico
• Edipo
• El fanatismo o Mahoma
• El siglo de Luis XIV
• Ensayo sobre las costumbres
• La Henriada
• Micromegas
• Tratado sobre la tolerancia

Muerte

Voltaire falleció en París el 30 de mayo de 1778. En 1791, sus restos fueron trasladados al Panteón.