San Agustín también conocido como Agustín de Hipona, Aurelius Augustinus Hipponensis o «Doctor de la Gracia» es un santo, teólogo, padre y doctor de la Iglesia católica. Es considerado como el máximo pensador del cristianismo del primer milenio así como uno de los más grandes genios de la humanidad.

San Agustín: Biografía Corta, Filosofía, Frases y Obras

San Agustín es venerado en la Iglesia católica, la Iglesia ortodoxa, las Iglesias orientales y las Iglesias reformadas (protestantes)

Fue un autor prolífico. Dedicó gran parte de su vida a escribir sobre filosofía y teología.

Biografía

Agustín de Hipona nació en Tagaste (actual Argelia), el 13 de noviembre de 354.

Su madre, santa Mónica, le enseñó los principios básicos de la religión cristiana.

Estudió gramática y retórica en Madaura y Cartago. Posteriormente estudió filosofía y maniqueísmo. Por ese entonces rechazaba la fe y prefería la razón.

En el año 383 frustrado al no encontrar respuestas a sus dudas en la filosofía, viaja a Roma, pero enferma gravemente. Sin embargo se restablece y en Milán se convierte en orador imperial.

Fue en el año 385 en Milán, a donde se produce la conversión total de Agustín al cristianismo, abandonando el maniqueísmo, gracias a las prédicas de Ambrosio de Milán.

En el año 386 decidió dedicarse por completo a los estudios de la religión y la meditación.

En el año 387, a los 33 años de edad, fue bautizado.

Al retornar a Argelia, y tras la muerte de su madre, vendió todos sus bienes, los repartió entre los pobres, y pasó a vivir en una pequeña propiedad para hacer allí vida monacal en busca de aislamiento y soledad.

En el año 391 viajó a Hipona y fue elegido por la comunidad para que fuese ordenado sacerdote.

Durante su vida sacerdotal se dedicó a luchar contra la herejía, el maniqueísmo, el donatismo, el pelagianismo y el arrianismo.

Filosofía y Frases

Anticipó a Descartes al sostener que la mente, mientras que duda, es consciente de sí misma: si me engaño existo (Si enim fallor, sum).

Creía que la percepción del mundo exterior podía conducir al error y que el camino hacia la certeza es la interioridad (in interiore homine habitat veritas) que por un proceso de iluminación se encuentra con las verdades eternas y con el mismo Dios.

Según San Agustín, Dios, que es una comunidad de amor, sale de sí mismo y crea por amor mediante rationes seminales, o gérmenes que explican el proceso evolutivo que se basa en una constante actividad creadora.

Todo lo que Dios crea es bueno, el mal carece de entidad, es ausencia de bien y fruto indeseable de la libertad del hombre.

Indicó que la Ciudad de Dios es la meta hacia donde se encamina la humanidad y está destinada a los justos.

Según Agustín, la herejía es la mala comprensión de la fe, por lo que es un problema de carácter racional.

Obras

San Agustín escribió obras autobiográficas, filosóficas, polémicas, apologéticas, dogmáticas, morales y pastorales, monásticas, exegéticas, homilécticas y cartas.

Entre sus obras más importantes encontramos a:

• Confesiones
• La Ciudad de Dios
• Retractaciones

Vida Privada

Durante su juventud conoció a una mujer con quien mantuvo una relación estable de catorce años y con la cual tuvo un hijo: Adeodato.

Al convertirse al cristianismo, su madre, intentó buscarle una mujer para casarse no obstante San Agustín decidió vivir en ascesis.

Muerte

San Agustín falleció en Hippo Regius, el 28 de agosto de 430. Su cuerpo, fue trasladado a Cerdeña y, hacia el 725, a Pavía, a la basílica de San Pietro in Ciel d’Oro, donde reposa hoy.