Daniel Radcliffe dejó de ser el niño prodigio del cine, el encasillado aprendiz de mago Harry Potter, para convertirse en uno de los actores ingleses más famosos y talentosos de la industria cinematográfica.