La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades o conocido simplemente como Lazarillo de Tormes es una novela española anónima publicada en 1554. Se trata de una novela precursora del género de la picaresca, escrita en primera persona y en estilo epistolar (como una sola y larga carta).

El Lazarillo de Tormes: Resumen Corto, Autor y Análisis del Libro

Características

Se caracteriza además por sus elementos de realismo, estructura itinerante e ideología moralizante y pesimista.

Es una novela de autoformación y picaresca, de estructura aparentemente simple, pero en realidad muy compleja.

La originalidad del libro trastoca cualquier molde y crea un subgénero literario específico realista, la novela picaresca, mediante el recurso a la parodia de narraciones caballerescas idealizantes del Renacimiento.

Su lenguaje es un castellano clásico modélico, flexible y expresivo, sutilmente irónico.

Gran parte del material e incluso de los personajes son de origen folclórico y tradicional.

El uso de la estructura anular, que acaba concluyendo con lo que se inicia, hace de la novela una obra redonda.

Resumen

En la novela se cuenta de forma autobiográfica la vida de un niño, Lázaro de Tormes, en el siglo XVI, desde su nacimiento y mísera infancia hasta su matrimonio, ya en la edad adulta.

La obra es, en realidad, una larga epístola que el “autor” envía a un corresponsal anónimo (a quien trata de “Vuestra Merced”). Está dividida en siete tratados y cuenta en primera persona la historia de Lázaro.

El Tratado Primero cuenta la vida de Lázaro; el Tratado Segundo habla de cómo Lázaro se asentó con un clérigo, y de las cosas que con él pasó; el Tratado Tercero cuenta cómo Lázaro se asentó con un escudero y de lo que le acaeció con él; el Tratado Cuarto narra cómo Lázaro se asentó con un fraile de la Merced, y de lo que le acaeció con él; el Tratado Quinto habla de cómo Lázaro se asentó con un buldero, y de las cosas que con él pasó; el Tratado Sexto cuenta cómo Lázaro se asentó con un capellán, y lo que con él pasó; finalmente el Tratado Séptimo narra cómo Lázaro se asentó con un alguacil, y de lo que le acaeció con él.

Autoría

Si bien es cierto que la obra es anónima, existen diversas hipótesis de su autor. Podrían ser: fray Juan de Ortega, Diego Hurtado de Mendoza, Juan de Valdés, Sebastián de Horozco, Lope de Rueda, Pedro de Rúa, Hernán Núñez el Comendador Griego, Francisco Cervantes de Salazar, Juan Maldonado, Alejo Venegas, Bartolomé Torres Naharro, Gonzalo Pérez (secretario real de Carlos I), Juan Luis Vives e incluso Fernando de Rojas, por mencionar algunos.

Argumento

Lázaro es un niño de origen muy humilde; aunque sin honra, nació en un río de Salamanca, el Tormes, como el gran héroe Amadís; quedó huérfano de su padre, un molinero ladrón llamado Tomé González, y fue puesto al servicio de un ciego por su madre, Antonia Pérez.

Entre “fortunas y adversidades”, Lázaro evoluciona desde su ingenuidad inicial hasta desarrollar un instinto de supervivencia. Es despertado a la maldad del mundo por la cornada de un toro de piedra, embuste con el que el ciego le saca de su simpleza; después rivaliza en astucia con él en diversos célebres episodios como el de las uvas o el jarro de vino hasta que se venga devolviéndole la cornada δe piedra con otro embuste, que le vale al cruel ciego descalabrarse contra un pilar.

Pasa luego a servir a un tacaño clérigo de Maqueda quien lo mata de hambre, y al que sisa algo de pan de un arca que tiene; el clérigo lo confunde a oscuras y, tomándolo por culebra, descubre el engaño, le da una tremenda paliza y lo despide.

Después entra a servir a un hidalgo arruinado cuyo único tesoro son sus recuerdos de hidalguía y de dignidad; Lazarillo simpatiza con él, ya que aunque no tiene nada que darle, por lo menos le trata bien, si bien recurre a esa simpatía que despierta para conseguir que le dé parte de los mendrugos que consigue el muchacho al pedir limosna, ya que él no posee la dignidad de la hidalguía. El patético escudero termina por abandonar la ciudad y Lazarillo se encuentra de nuevo solo en el mundo.

Más adelante sirve Lázaro a un sospechoso fraile mercedario, tan amante del mundo que apenas para en su convento y le hace reventar los zapatos.

El tratado quinto es más extenso: narra una estafa realizada por parte de un vendedor de bulas o buldero. Lazarillo sirve al buldero y asiste como espectador, sin opinar, al desarrollo del timo, en el cual finge el buldero que alguien que piensa que las bulas no sirven para nada está poseso por el diablo, cuando en realidad está compinchado o conchabado con él; esto se descubre a posteriori, con una hábil técnica de suspensión.

Los restantes y breves tratados narran cómo Lázaro se asienta con otros amos, un capellán, un maestro de hacer panderos y un alguacil y se hace aguador. Por último consigue el cargo de pregonero gracias al arcipreste de la iglesia toledana de San Salvador, quien además le ofrece una casa y la oportunidad de casarse con una de sus criadas, con la finalidad de disipar los rumores que se ciernen sobre él, ya que era acusado de mantener una relación con su criada. Sin embargo, tras la boda los rumores no desaparecen y Lázaro comienza a ser objeto de burla por parte del pueblo. Lázaro sufre la infidelidad con paciencia, después de toda una vida de ver qué es el honor y la hipocresía que encubre la dignidad realmente, ya que eso al menos le permite vivir, y con ello termina la carta, un cínico alegato autojustificativo que ridiculiza la literatura idealista del momento. Lázaro afirma que ha alcanzado la felicidad, pero para ello ha debido perder su honra, pues los rumores afirman que su mujer es la amante del arcipreste. Para mantener su posición, Lázaro hace oídos sordos a dichos rumores.

Análisis

El Lazarillo de Tormes es una obra artística de primer orden; lo es por su originalidad, su valor humano, su trascendencia literaria y cultural.

El Lazarillo de Tormes es un esbozo irónico y despiadado de la sociedad del momento, de la que se muestran sus vicios y actitudes hipócritas, sobre todo las de los clérigos y religiosos. Esto motivó que la Inquisición la prohibiera.

La temática del Lazarillo de Tormes es moral: una crítica acerba, incluso una denuncia, del falso sentido del honor y de la hipocresía.