Ya van a pasar casi dos meses desde que Michael Jackson falleció, a hacer un dúo con James Brown o con Frank Sinatra, pero lo que hizo en tierra tampoco es nada deleznable, ese fantástico pedazo de unos minutos de 1985 con Lionel Richie y como no grabados y producidos por el mágico Quincy Jones, una canción, que hablaba de cooperación de amor, que expresaba esa y que dio aparte de eso muchos dólares para el pueblo de Etiopía. Nos referimos a We Are The World que traducida al español quiere decir Nosotros somos el mundo.

We Are The World se realizó para participar en eventos producidos para ayudar. En aquél encontes ya existían y muchos, el Live 8 o el concierto para Bangladesh genial propuesta de Harrison y que a la poste sería el mejor concierto en solitario que el ex Beatle daría.

Michael Jackson rompió el esquema, estando catapultado por su éxito, cedió unos dólares pocos para él , pero importantes para muchos en pobreza , pues si bien quería Michael Jackson grababa We Are The World y se lo quedaba para sí aumentando un par de grammys a la colección de Neverland y unos millones para sus arcas.

No fue así Michael Jackson decidió compartir las regalías que podría haber obtenido con We Are The World y demás esta decir que la colaboración de gigantes de la música como; Ray Charles, Bruce Springteen o el genial Bob Dylan hacen esta pieza simplemente poesía pura.

Si hoy en día deben preguntar cual fue el Olimpo de los ochentas en vez de ver soporíferos documentales con actuaciones fingidas y alusiones pseudocomunistas, no pierda su tiempo, escuche esta canción llamada We Are The World, eso sí, con pañuelo al lado puede hacer lagrimear un poco. Están advertidos.