Inicio Literatura El Príncipe: Resumen y Análisis de la Obra de Nicolás Maquiavelo

El Príncipe: Resumen y Análisis de la Obra de Nicolás Maquiavelo

El Príncipe es un tratado corto de doctrina política del siglo XVI escrito por Nicolás Maquiavelo y publicado póstumamente en 1531.

El Príncipe: Resumen y Análisis de la Obra de Nicolás Maquiavelo

Es considerada como una de las primeras obras de la filosofía moderna, especialmente de la filosofía política.

La obra fue escrita en 1513 cuando Maquiavelo se hallaba en el ostracismo a causa del triunfante retorno al poder de los Médicis.

Esta obra catalogada como innovadora para la época, fue escrita en el italiano vernáculo en lugar del latín.

Resumen

El tema general de El Príncipe se centra en aceptar que los objetivos de los príncipes, la gloria y la supervivencia, pueden justificar el uso de medios inmorales para lograr esos fines. Habla de situaciones reales con hombres y pueblos reales, cuyas conductas, decisiones y acciones, generalmente no responden necesariamente a la moral sino a las leyes del poder.

La obra que consta de 26 capítulos, está dirigida a Lorenzo de Médici, conocido como ‘el Magnífico’, a quien Maquiavelo explica cómo actuar y qué hacer para unificar a Italia y sacarla de la crisis en que se encuentra.

Maquiavelo expone detalladamente la forma en que el gobernante debe hacer frente a las diferentes situaciones o circunstancias que se le presenten, y establece que el principal fin de la práctica política es conservar exitosamente el poder.

Ideas Centrales

La obra precisa que los principados hereditarios son mucho más fáciles de gobernar.

Maquiavelo divide el tema de los nuevos Estados en dos tipos, casos «mixtos» y Estados puramente nuevos.

Maquiavelo indica que hay varias formas romanas virtuosas para mantener una provincia recién adquirida y que se debe tener en cuenta no solo los problemas actuales sino los futuros.

También habla de los reinos conquistados. Los reinos gobernados por un rey y un conjunto de aristócratas de linaje que actúan como ministros son más fáciles de conquistar, incitando a una rebelión que puede terminar con el derrocamiento del rey. Sin embargo, este tipo de principados son más difíciles de mantener, puesto que los miembros de la aristocracia pueden en algún momento levantarse bajo la figura de su linaje por el reclamo del poder. Por otro lado, los principados gobernados por un rey que centraliza el poder en su persona, necesitan de un enfrentamiento directo contra el rey y su linaje. Estos principados son más difíciles de conquistar pero mucho más fáciles de conservar.

Sobre los Estados libres conquistados, los cuales tienen sus propias leyes y órdenes son difíciles de mantener para un príncipe. Indica que existen 3 formas de manejarlos: destruirlos, fijar su residencia ahí o permitirles mantener sus propias órdenes per instalar un régimen títere.

Asimismo hace referencia a que los príncipes que suben al poder a través de sus propias habilidades y recursos en lugar de la suerte tienden a tener dificultades para llegar a la cima, pero una vez que llegan a la cima, están muy seguros en su posición. Tienen que hacer menos compromisos con sus aliados. Según Maquiavelo, cuando un príncipe llega al poder a través de la suerte o las bendiciones de figuras poderosas dentro del régimen, por lo general, le resulta fácil ganar poder, pero le cuesta mantenerlo después, porque su poder depende de la buena voluntad de sus benefactores. Otro punto que menciona Maquiavelo es acerca de un «principado civil» que es aquel en el que un ciudadano llega al poder «no a través del crimen u otra violencia intolerable», sino por el apoyo de sus conciudadanos. Esto, dice, no requiere virtudes ni fortunas extremas, solo «astucia afortunada». Los principados eclesiásticos se refieren explícitamente a la Iglesia católica. Éstos son relativamente fáciles de mantener, una vez fundados. No necesitan defenderse militarmente, ni gobernar a sus súbditos.

Maquiavelo escribe que reformar una orden existente es una de las cosas más peligrosas y difíciles que un príncipe puede hacer. Aquellos que se beneficiaron del antiguo orden se resistirán al cambio muy ferozmente.

Es imposible para el príncipe satisfacer las expectativas de todos. Inevitablemente, decepcionará a algunos de sus seguidores. Por lo tanto, un príncipe debe tener los medios para forzar a sus partidarios a seguir apoyándolo incluso cuando comienzan a tener dudas, de lo contrario perderá su poder.

La manera de juzgar la fuerza de un principado es ver si puede defenderse o si necesita depender de aliados. Un príncipe que es odiado también está expuesto.

Los dos fundamentos más esenciales para cualquier Estado, ya sean antiguos o nuevos, son leyes sólidas y fuerzas militares fuertes. Maquiavelo se opone firmemente al uso de mercenarios. Son inútiles para un gobernante porque son indisciplinados, cobardes y sin ninguna lealtad, y están motivados solo por el dinero. Maquiavelo también advierte contra el uso de fuerzas auxiliares, tropas prestadas de un aliado, porque si ganan, el empleador está a su favor y si pierden, se arruina.

La principal preocupación para un príncipe debe ser la guerra, o su preparación. Maquiavelo cree que el objetivo principal de un príncipe debe ser perfeccionar el arte de la guerra. A través de la guerra, un príncipe hereditario mantiene su poder o un ciudadano privado asciende al poder. Maquiavelo aconseja que un príncipe debe cazar frecuentemente para mantener su cuerpo en forma y aprender el paisaje que rodea su reino. Para su fortaleza intelectual, se le aconseja que estudie a grandes militares para que pueda imitar sus éxitos y evitar sus errores.

Sobre la reputación de un príncipe, Maquiavelo expone que un príncipe puede ser percibido como misericordioso, fiel, humano, franco y religioso, pero lo más importante es que “parezca” tener estas cualidades aunque no las tenga realmente para actuar contra los demás. De hecho, a veces un príncipe debe de elegir deliberadamente el mal, aunque deba evitar la mala reputación.

Si un príncipe es demasiado generoso con sus súbditos, no será apreciado y solo provocará codicia por más. Además, ser demasiado generoso no es económico, porque eventualmente todos los recursos se agotarán. Maquiavelo resume que protegerse contra el odio de la gente es más importante que construir una reputación de generosidad.

Sobre el tema si es mejor ser amado o temido, Maquiavelo afirma que los compromisos hechos en paz no siempre se mantienen en la adversidad; sin embargo, los compromisos hechos con miedo se mantienen fuera del miedo. Un príncipe debe asegurarse de no ser temido hasta el punto del odio. Para un príncipe que dirige su propio ejército, es imperativo que observe la crueldad porque esa es la única forma en que puede obtener el respeto absoluto de sus soldados.

Maquiavelo refiere que un príncipe es elogiado por cumplir su palabra, pero solamente debe cumplir su palabra cuando se adapte a sus propósitos aunque debe hacer todo lo posible por mantener la ilusión.

Por otro lado nos habla de que un príncipe realmente gana honor al completar grandes hazañas.

La virtud más importante de un príncipe es tener la sabiduría para discernir qué empresas vendrán con la mayor recompensa y luego perseguirlas con valentía.

La selección de buenos sirvientes se refleja directamente en la inteligencia del príncipe, por lo que si son leales, el príncipe se considera sabio. Un príncipe prudente debe tener un grupo selecto de consejeros sabios para aconsejarlo con sinceridad sobre asuntos todo el tiempo.

Análisis

En El Príncipe se considera que la verdad efectiva es más importante que cualquier ideal abstracto.

La obra entra en conflicto directo con las doctrinas dominantes católicas y escolástica de la época con respecto a la política y la ética.

Este tratado es el responsable de la palabra maquiavélico como uso peyorativo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.