Los comentarios reales de los incas también conocido como Primera parte de los comentarios reales es una obra histórica-literaria escrita por el literato peruano Inca Garcilaso de la Vega en 1609.

Comentarios Reales de los Incas: Argumento, Resumen y Personajes

Es considerada como la primera gran obra de la literatura peruana y una de las más importantes del período colonial. Vale la pena mencionar que el libro causó mucha polémica en la época de su publicación por ser considerada como revolucionaria y peligrosa.

La obra se compone de 9 libros con 268 capítulos.

Historia

Garcilaso comenzó en 1586 a compilar documentos, crónicas e informaciones orales sobre el Perú.

El autor tituló a su obra como comentarios reales, en el sentido de que consideraba su testimonio como el más veraz, diferenciándose así de los cronistas españoles pues era él, descendiente de los antiguos gobernantes peruanos y por ello conocía a cabalidad la lengua quechua.

Argumento

Los comentarios reales de los incas trata sobre la historia, costumbres y tradiciones del Antiguo Perú: centrándose en el período inca.

El texto de Garcilaso de la Vega habla sobre el origen de los Incas, su idolatría, sus leyes y gobierno en paz y en guerra.

Polémica

Un punto que se le cuestiona al autor es negar el hecho de que bajo los incas se hacían sacrificios humanos, en un intento de crear una imagen idealizada del Incario.

Otra polémica particularmente áspera se armó en torno a la historicidad de la obra. Se llegó a pensar que todo el libro fuera únicamente parto de la fantasía del Inca, y que se debiera al propósito de éste de ensalzarse a sí mismo celebrando al pueblo del cual orgullosamente se proclamaba hijo.

Igualmente se le reprochó el haber condenado de propósito al olvido las civilizaciones que precedieron la de los Incas, para poder celebrar mejor la extraordinaria grandeza de la civilización incásica.

‎Resumen

El primer libro empieza siguiendo las pautas de los historiadores de entonces con una descripción física del mundo y la explicación de la división entre “Viejo” y “Nuevo Mundo”. Relata las condiciones climatológicas del Perú, el origen del nombre del Perú, la leyenda de Manco Cápac y Mama Ocllo y la fundación del imperio inca.

En el segundo libro, Garcilaso de la Vega habla sobre la idolatría de los incas, la creencia en la inmortalidad del alma y la resurrección universal. También menciona a los sacrificios y ceremonias, las leyes y la división del imperio. Igualmente hace realiza relatos bélicos (narra la vida y conquistas de Sinchi Roca y su hijo Lloque Yupanqui, el segundo y tercer rey de los incas, respectivamente).

El autor también se encarga de exponer sobre las ciencias desarrolladas por los incas. En Astrología supieron hacer la cuenta del año y los solsticios y equinoccios; narra también cómo explicaron los eclipses del Sol, y lo que hacían cuando ocurrían los de la Luna. En medicina conocieron muchas yerbas medicinales; también tuvieron conocimientos de Geometría, Geografía, Aritmética y Música. En el campo de la poesía tuvieron amautas o filósofos que componían tragedias y comedias, y a los haravicus o poetas, que recitaban poesías amorosas. Asimismo se mencionan las artes de la metalurgia y la platería.

El tercer libro nos relata la vida y hechos de los incas Mayta Cápac y Cápac Yupanqui, el cuarto y quinto rey Inca, respectivamente. Habla sobre hechos bélicos, conquistas y la expansión del imperio.
Asimismo hace mención sobre los templos y las riquezas de los incas.

El cuarto libro habla sobre la veneración de los indios, las vírgenes dedicadas al Sol, las leyes contra la violación, el matrimonio, las maneras de heredar el gobierno, la crianza de los hijos, la vida y ejercicio de las mujeres casadas y la vestimenta.

Igualmente el autor se ocupa de Inca Roca y Yáhuar Huaca, sexto u séptimo rey de los incas, respectivamente.

El quinto libro explica cómo se acrecentaban y repartían las tierras, cómo se labraba la tierra, las fiestas hacia el Inca y el Sol, la distribución de la vivienda, la repartición del agua, los tributos y los castigos a quienes cometían faltas.

Luego el autor retoma la historia de los incas y se ocupa del príncipe Inca Viracocha, octavo rey de los incas, quien realizó grandes campañas bélicas. Cuenta además que fue él quien vaticinó la llegada de los españoles.

En el sexto libro, Garcilaso describe la casa real de los Incas, sus ornamentos, la abundancia del oro y la plata, los entierros reales, el sistema de correo de postas a cargo de los chasquis y el sistema de contabilidad por quipus.

Además se refiere al tema de las conquistas, leyes y gobierno del Inca Pachacútec, noveno rey de los incas. También detalla la fiesta principal de los incas: el Inti Raymi.

En el séptimo libro se describen las políticas de la corte y otras leyes. Asimismo se describe a la imperial ciudad del Cuzco.

Garcilaso además reseña las conquistas de Inca Yupanqui, décimo rey de los incas y también menciona a la fortaleza del Cuzco, Sacsayhuamán.

En el octavo libro, se exponen las conquistas de Túpac Inca Yupanqui, undécimo rey inca. Además enumera las riquezas naturales nativas del Perú.

El noveno libro narra las grandezas y magnanimidades de Huayna Cápac, el decimosegundo soberano inca, así como las de sus hijos: Huáscar y Atahualpa, quienes pelearon por el poder del imperio. Atahualpa, conocido por ser una persona sumamente cruel ordenó matar a toda la familia de su hermano, sin respetar niños ni mujeres. Por su conducta traidora y sin la benevolencia de los antiguos incas, Garcilaso, no incluye a Atahualpa en su lista de los reyes incas.

Asimismo describe los animales, plantas y otras cosas que los castellanos trajeron al Perú. Luego menciona los nombres para nombrar a las diversas generaciones nacidas en el Perú: criollo, mestizo, mulato, cholo, entre otros.

Finaliza el libro contando que por el año 1603 se enteró que existían todavía más descendientes de la sangre real de los Incas, que suplicaban entonces a Su Majestad española excepciones de tributos y se quejaban de otras vejaciones que se les hacían.