Francisco de Paula Santander también conocido como El Hombre de las leyes y el Organizador de la Victoria fue un militar, político y estadista colombiano, célebre por su participación en el proceso de independencia respecto del Imperio español.

Biografía Resumida de Francisco de Paula Santander

Biografía

Francisco José de Paula Santander Omaña nació en Villa del Rosario de Cúcuta, el 2 de abril de 1792.

En 1805 viajó a Bogotá a estudiar en el Colegio Mayor de San Bartolomé.

En 1808 obtuvo el grado de Bachiller en Filosofía.

Estudió Derecho en la Universidad Santo Tomás, casi al culminar sus estudios lo sorprendió la Guerra de Independencia.

Prócer de la Independencia

Ingresó como recluta voluntario en las filas patrióticas y ascendió a Subteniente Abanderado del Batallón de Infantería de Guardias Nacionales, el famoso Batallón 5º de la Unión.

Santander participó en la guerra que se libró contra las fuerzas centralistas en 1813. Fue herido y hecho prisionero durante el asedio a Bogotá por las fuerzas centralistas.

Posteriormente fue liberado y enviado a servir en la campaña del general Simón Bolívar. Por ese entonces ascendió a Sargento Mayor. Bolívar le encomendó la defensa de los valles de Cúcuta, y recuperó además parte de Venezuela, y fue ascendido a Sargento Mayor General, y en 1814 Coronel.

En 1816 participó en el repliegue del ejército libertador en los llanos. Fue uno de los principales organizadores de la campaña de resistencia contra la reconquista española, que dio la libertad definitiva a la Nueva Granada.

En 1818 es ascendido a General de Brigada, y en 1819 intervino en las concluyentes batallas del Pantano de Vargas y de Boyacá.

Conseguida la independencia, Santander fue elegido Vicepresidente del Estado de Cundinamarca.

En 1821 fue elegido Vicepresidente de la Gran Colombia, cargo que ejerció hasta 1926, para después ser reelegido hasta 1828.

Santander promulgaba por un Estado federal, en el que el poder del presidente y los militares tuviera límites, mientras que Bolívar defendía la idea de un Estado unitario donde el poder estaría al mando de un presidente vitalicio. Por tal motivo hubieron tensiones entre ambos.

Santander fue acusado de traición. Fue degradado, expulsado deshonrosamente y condenado a morir fusilado por la espalda; pero se le perdonó la vida y fue desterrado.

Tras la firma de la constitución de 1832, le fue ofrecida a Santander la presidencia de la república de forma interina. Así mismo, el general fue restituido en sus honores y rangos militares, de los cuales había sido despojado cuando fue condenado al destierro. Su mandado interino finalizó en 1833, pero fue elegido como Presidente de Nueva Granada, cargo que ocupó hasta 1837.

Presidencia

Durante su gobierno ejerció una política de carácter liberal.

Intervino fuertemente en las reformas a la hacienda y la educación, y desarrolló y fortaleció las relaciones diplomáticas del nuevo país.

Santander construyó el primer sistema de educación pública de Colombia al impulsar la creación de escuelas, universidades y centros culturales.

El gobierno de Santander fue el primero en empezar a desmontar la estructura fiscal de la Colonia, al eliminar los impuestos de alcabala y los derechos de explotación. Promovió además el cultivo y exportación del tabaco, café y algodón.

También estableció la uniformidad de la moneda y derogó la primera ley que reglamentó la jubilación de los empleados públicos.

Durante el mandato de Santander se estimuló la marina mercante, se firmó el primer tratado de amistad con el también naciente gobierno de Venezuela (1833) y se logró el reconocimiento de la Santa Sede, convirtiéndose la Nueva Granada en la primera nación de Hispanoamérica en lograr tal reconocimiento. También obtuvo el reconocimiento de Colombia por Gran Bretaña y Estados Unidos.

Al finalizar su mandato se convirtió en senador y presidente del Congreso de Nueva Granada y líder de la oposición.

Muerte

Francisco Paula Santander falleció en Santa Fe de Bogotá, el 6 de mayo de 1840, a causa de cálculos biliares. Sus restos reposan en el Cementerio Central de Bogotá.