Mucho antes de la llegada de los colonos europeos a América, los nativos estaban asentados sobre las llanuras americanas y controlaban vastas extensiones de tierras, viviendo en armonía con el resto de tribus indias.