Inicio Literatura La Ciudad y los Perros: Sinopsis, Autor, Personajes y Análisis

La Ciudad y los Perros: Sinopsis, Autor, Personajes y Análisis

La ciudad y los perros es la primera novela y el libro más violento del escritor peruano Mario Vargas Llosa. Fue publicada en 1963. Su importancia es trascendental, pues abrió un ciclo de modernidad en la narrativa latinoamericana, iniciando el llamado boom latinoamericano.

La Ciudad y los Perros

La novela ganó el Premio Biblioteca Breve y el Premio de la Crítica Española.

Se suele decir que la novela tiene carácter “autobiográfico”, pero lo más exacto sería decir que la novela es una ficción inspirada en las vivencias del escritor durante su paso, por dos años, en el colegio Leoncio Prado.

Resumen

La obra está ambientada en el Colegio Militar Leoncio Prado, donde adolescentes y jóvenes internos reciben formación escolar secundaria bajo una severa disciplina militar.

Aunada a la brutalidad propia de la vida militar, a lo largo de las páginas de esta novela, la vehemencia y la pasión de la juventud se desbocan hasta llegar a una furia, una rabia y un fanatismo que anulan toda sensibilidad.

La novela narra diferentes historias de unos muchachos que descubren y aprenden a convivir con una forma de vida alienante que no les permite desarrollarse como personas, y donde se les somete y humilla. No obstante, a través de este sistema, algunos encuentran la fortaleza necesaria para asumir sus retos.

Las vidas de los muchachos se van entrecruzando, hasta tejer el tapiz de la obra. El nudo del relato se concentra en torno al robo de las preguntas de un examen, que es delatado por un cadete apodado el Esclavo, quien luego muere, presumiblemente a manos de otro cadete apodado El Jaguar.

Otro cadete, el Poeta, tratará infructuosamente de denunciar al Jaguar. Todo ello enfrentará a los cadetes entre sí, y a todos ellos con las autoridades del colegio, que son a la vez oficiales del ejército.

El epílogo de la novela certifica lo que ha sido el colegio para los protagonistas: una estación de paso que los ha formado o deformado, para integrarlos a la sociedad civil.

Estructura

La novela se divide en 3 partes: Primera parte, subdividida en ocho capítulos rotulados con dígitos romanos; Segunda parte, igualmente subdividida en ocho capítulos; y Epílogo.

A la vez cada uno de los 16 capítulos (además del epílogo) está formado por episodios independientes, que se distinguen gráficamente al estar separadas por espacios en blanco.

Personajes

• «El Rulos»
• “El Boa”
• “Pies Dorados”
• Alberto Fernández, El Poeta
• El Brigadier Arróspide
• El capellán del colegio
• El capitán Garrido
• El Comandante Altuna
• El Coronel
• El Jaguar
• El Mayor
• El profesor de Química
• El Suboficial Joaquín Morte
• El Suboficial Pezoa
• El Teniente de servicio Pedro Pitaluga
• El teniente Gamboa
• El teniente Huarina
• Fontana
• Paulino
• Porfirio Cava, «El Serrano»
• Raúl “El Negro” Vallano
• Ricardo Arana, El
• Teresa

Análisis

Vargas Llosa critica la forma de vida y cultura castrenses, donde se potencian valores determinados como la agresividad, valentía, hombría, sexualidad, etc., las cuales que mutilan el desarrollo personal de los muchachos del internado.

La ciudad y los perros no solamente es un ataque contra la crueldad ejercida a un grupo de jóvenes alumnos del Colegio Militar Leoncio Prado, sino también una crítica frontal al concepto erróneo de la virilidad, de sus funciones y de las consecuencias de una educación castrense malentendida.

En la obra, Mario Vargas Llosa se adentra en la situación social, económica y política de su país. Los personajes de la novela proceden de distintos ámbitos sociales y reflejan el microcosmos de una sociedad —Lima y el Perú de los años 1950— bajo cuya fachada hierven odios y prejuicios de todo tipo, especialmente el racial, (“blancos”, “indios”, “cholos” y “negros”, enfrentados entre sí) y el regional (costeños, serranos y selváticos) y el socioeconómico.

Se vislumbra también en la obra la animadversión del escritor hacia el militarismo brutal y antidemocrático.

Estilo

Como fiel escritor de la nueva literatura latinoamericana, Vargas Llosa utiliza un lenguaje crudo y un humor negro para lograr el efecto de crítica que pretende dejar en los lectores.

Su técnica de los «vasos comunicantes» se usa por vez primera en esta novela, con gran maestría. Esta técnica, como la define el mismo autor, consiste en asociar dentro de una narrativa situaciones que ocurren en tiempos o lugares distintos, para fundirlos y hacer surgir de ellos una nueva vivencia, distinta de la que existiría si se hubieran narrado los episodios por separado. Es por ello que esta obra está contada en diferentes tiempos, que en ocasiones pueden hacer perder al lector lo que había pasado hasta ese momento, aunque le da un característica vanguardista al relato.

La trama central y lineal del relato empieza in media res, es decir en plena acción medular de la novela, que se inicia con el robo de las preguntas del examen de química. Sin embargo, el relato en su conjunto no es lineal pues en torno a la trama central se intercalan episodios cronológicamente anteriores, y que están relacionados con la vida de los principales protagonistas.

Estos episodios o historias paralelas se remontan a la época en que los cadetes ingresan por primera vez al colegio militar, pero a través de la técnica de analepsis o (flashback) retroceden aún más en el tiempo, cuando los protagonistas eran todavía niños, en los meses (e incluso años) previos a su ingreso a dicho colegio. El relato, en su conjunto, se desenvuelve pues en distintas épocas y lugares. Con esta múltiple exposición de sucesos se enriquece la trama central.

Narradores

La obra cuenta con diferentes narradores y sus diversas perspectivas. El primer narrador claramente identificable es, «el Poeta», Alberto Fernández, con una perspectiva doble: de una parte su visión “desde fuera”, como narrador objetivo, y de otra la transcripción de su monólogo interior.

Otro sería el “Boa”, uno de los cadetes del “Círculo”, quien con ímpetu instintivo y emocional comenta los hechos desde una perspectiva interior, subjetiva, en forma de flujo de conciencia.

También narra Ricardo Arana, el Esclavo, en forma de monólogo interior y el teniente Gamboa, de la misma manera.

Otra perspectiva “desde fuera” correspondería al Jaguar, quien en primera persona relata su vida previa a su ingreso al colegio, aunque manteniendo enigmática su identidad, que solo se revelará al final.

Polémica

Desde el momento de su publicación en el Perú, la novela ocasionó escándalo, especialmente entre los miembros de la comunidad leonciopradina, que consideraron que la obra denigraba a su institución educativa, hasta entonces muy prestigiosa.

Muchos altos miembros de las fuerzas armadas consideraron también que la obra manchaba al ejército.

La escena homosexual de Paulino con algunos cadetes fue sin duda la que más escándalo motivó, junto con el supuesto bestialismo practicado por algunos alumnos con gallinas y con la perra Malpapeada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.