Las Medias de los Flamencos: Resumen, Ideas Principales y Conclusión del Cuento

Las medias de los flamencos es un cuento infantil de Horacio Quiroga publicado en 1918 en la obra Cuentos de la Selva.

Las Medias de los Flamencos: Resumen, Ideas Principales y Conclusión del Cuento

Resumen

Un día, las víboras decidieron organizar una fiesta con baile e invitaron a las ranas, a los sapos, a los flamencos, a los yacarés y a los peces.

Todos los animales iban vestidos muy elegantes, hermosos y perfumados, pero eran las víboras de coral las que lucían más espléndidas con sus bellas pieles y trajes de bailarina.

Los únicos animales que lucían sus blancas y desnudas patas eran los flamencos. Al ver la elegancia de los demás animales sintieron tristeza y envidiaron los trajes de los demás, sobre todo el de las víboras de coral.

Los flamencos decidieron comprar trajes como los de las víboras y se les ocurrió adquirir unas medias coloradas, blancas y negras. Levantaron vuelo y llegaron a las tiendas. Preguntaron por las medias que deseaban comprar, pero todos los almaceneros les decían que estaba locos, que no existían ese tipo de colores de medias.

Entonces, se encontraron con un tatú quien, al escuchar sus problemas, decidió burlarse de ellos. Les dijo que su cuñada, la lechuza, tenía unas medias tales cómo ellos las requerían. Los flamencos, muy agradecidos fueron a buscar a la lechuza.

La lechuza les dio unas hermosas medias, pero no eran medias sino lindísimos cueros de víboras de coral, recién sacados de las víboras que había cazado. La lechuza les advirtió que solamente debían tener en cuenta una cosa: no deberían dejar de bailar toda la noche ni dejar de moverse en ningún momento en la fiesta, sino la pasarían muy mal y acabarían llorando. No obstante, como los flamencos son tan tontos, no comprendieron bien el peligro que esto conllevaría, y locos de alegría se vistieron con los cueros de las víboras como medias y fueron volando hacia el baile.

Al llegar a la fiesta todos los animales estaban asombrados al ver las hermosas medias de los flamencos. Las víboras de coral sintieron envidia y desconfiaron de los flamencos así que quisieron averiguar de qué estaban hechas esas hermosas medias que llevaban puestas, pero como los flamencos no paraban de moverse se les hacía muy difícil.

desconfiaban un poco, así que decidieron ir a ver de qué estaban hechas esas hermosas medias que llevaban puestas los flamencos. Los flamencos no paraban de moverse así que las víboras no pudieron lograr su cometido hasta que uno de los flamencos cansado de bailar, tropezó y cayó al piso. Las víboras corrieron a ver y se dieron con la sorpresa de que las medias eran cueros de víboras de coral. Por tal motivo se pusieron muy furiosas, acusándolas de haber matado a sus hermanas.

Los flamencos llenos de miedo, intentaron huir volando pero estaban tan cansados que no podían hacerlo. Así, las víboras de coral se lanzaron sobre ellos para atacarlos. Arrancaron sus medias y mordisquearon sus patas.

Los flamencos corrieron al agua por el dolor que sentían en sus patas, las cuales de ser blancas, quedaron de color rosado por el veneno de las víboras de coral. Pasaron los días, pero sin embargo, sus patas siguieron manteniendo el color de sangre, porque estaban envenenadas.

Conclusión

Es por eso que te hemos contado que hoy en día seguimos viendo a los flamencos con sus patas coloradas metidas en el agua, tratando de calmar el ardor que sienten en ellas…

Publicado por ARLECO PRODUCCIONES

ARLECO PRODUCCIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.