A la deriva es un cuento de Horacio Quiroga, publicado en el libro Cuentos de amor de locura y de muerte de 1917.

A la deriva: Resumen y Análisis del Cuento de Horacio Quiroga

Resumen

Un hombre pisó algo blanduzco, en seguida sintió una mordedura en el pie. Se trataba de una serpiente venenosa yararacusú. Paulino sacó un machete y la mató para evitar ser mordido nuevamente.

El hombre sentía un dolor agudo en la herida y la sangre comenzaba a invadir su pie. Retornó a su casa con el tobillo muy hinchado y con una sensación de sequedad en la garganta.

Paulino logra llamar a su esposa, Dorotea, quien el da caña. El hombre, pensando que es agua, le pide más, y su mujer le brinda más trago.

A pesar de los dolores fulgurantes y la atroz sequedad de garganta, logró iniciar u viaje en canoa por el Río Paraná hacia Tacurú Pucú, intentando sobrevivir. Con muy poca energía, a medio camino, con la pierna cada vez más infectada, decide pedirle ayuda a su compadre Alves, sin embargo él no le contestó, por lo que la única alternativa era proseguir el viaje.

A medida que transcurría el tiempo, asombrosamente, comenzó a sentirse mejor, y el dolor fue disminuyendo y pensó que la mejoría seguiría. No obstante vino a él una gran somnolencia llena de recuerdos. El hombre comienza a delirar y la canoa quedó a la deriva. Finalmente estiró los dedos de la mano y murió.

Análisis

El cuento tiene un comienzo abrupto sin introducción. No existe una ubicación temporal ni espacial, ni tampoco una descripción de los personajes.

El cuento se inicia directamente en el nudo: la mordedura de la yararacusú al protagonista.

Empezamos conociendo que se trata de un hombre, de quien luego sabemos se llama Paulino. De esta manera, el autor intenta universalizar su personaje, mostrar que esta historia pudo haberle ocurrido a cualquiera.

El entorno en donde se desenvuelve la historia es la naturaleza salvaje, una ubicación común en los cuentos de Horacio Quiroga.

El cuento termina con un final abrupto al momento que estira la mano.