Tomás de Aquino también conocido como Santo Tomás, Doctor Angélico, Doctor de la Iglesia o Doctor de la Humanidad fue un teólogo y filósofo católico italiano perteneciente a la Orden de Predicadores.

Santo Tomás de Aquino: Biografía Corta, Pensamiento, Filosofía, Aportaciones y Obras

Es considerado como el gran intelectual de la teología de la Alta Edad Media así como uno de los intelectuales más profundos, sistemáticos y fecundos de la Historia.

También se le considera como el principal representante de la enseñanza escolástica, y referente de las escuelas del pensamiento tomista y neotomista.

Su festividad se celebra el 28 de enero.

Biografía

Tommaso d’Aquino nació en Roccasecca, Italia en 1225, en el seno de una familia noble.

Desde pequeño presentó una singular devoción. Cuenta la historia que desde bebé se aferraba fuertemente a un papiro que tenía escrito el Ave María.

Recibió su primera educación cumplidos los cinco años, en la abadía de Montecasino.

Aprendió gramática, moral, música y religión hasta 1239, cuando el emperador Federico II decretó la expulsión de los monjes. Ese mismo año el joven Tomás ingresó a la Universidad de Nápoles, a donde se introdujo en la lógica aristotélica.

En 1244, sintiéndose intensamente llamado a la vida austera e intelectual de los frailes dominicos, ingresó en su Orden, en contra de la voluntad de su familia. Tal es así que fue raptado durante un más de un año por sus hermanos y retenido en el castillo de Roccasecca. Logró huir y para alejarse de su familia viajó rumbo a la capital francesa e ingresó a la Universidad de París, a donde siguió la doctrina aristotélica.

Uno de sus maestros, Alberto Magno, al ver su potencial de novicio, lo llevó consigo a Colonia para enseñarle y estudiar profundamente las obras de Aristóteles. Durante este tiempo Tomás fue ordenado sacerdote.

En 1252 retornó a París para continuar sus estudios, pero encontraría una fuerte oposición a las Órdenes mendicantes. No obstante obtuvo un doctorado y logró ejercer desde 1256 como maestro de Teología en la Universidad de París. Asimismo logró ser consejero personal del Rey Luis IX de Francia.

En 1259 es llamado a Valenciennes para organizar los estudios de la Orden. Se mantuvo en Italia durante un período de diez años enseñando en diversas ciudades.

Por ese entonces, el papa Urbano IV lo nombró consejero personal.

Tuvo que retornar a París debido a la gran oposición que se había alzado en contra de su figura y doctrina, debido a su enfrentamiento con los idealistas agustinistas, los seculares antimendicantes, y los averroístas.

Terminada su labor en Francia, se le encargó la fundación de un nuevo capítulo provincial en Nápoles.

Tiempo después enfermó repentinamente y tuvieron que acogerle en la abadía de Fossanova.

Filosofía y Pensamientos

El pensamiento de Tomás de Aquino parte de la superioridad de las verdades de la teología respecto a las racionales, por la sublimidad de su fuente y de su objeto de estudio: Dios. Aunque señala que la razón es muy limitada para conocer a Dios, ello no impide demostrar que la filosofía sea un modo de alcanzar conocimientos verdaderos.

Creía que las obras de Aristóteles eran compatibles con la fe católica.

Se refiere a Dios, que es plenamente subsistente no-contingente luego su existencia se encuentra en su esencia, se define como el ser propio y absoluto, el Ser. Su innovación radica en las propiedades inherentes del ser, o trascendentales: la Unidad, la Verdad y la Bondad.

La teoría del conocimiento de Tomás de Aquino es un rescate de la defendida por Aristóteles. El entendimiento toma la forma genérica y substancial de los objetos del exterior y la abstrae, dando lugar a la especie o universal en acto. Tomás de Aquino añadió la respuesta al problema de los universales: Ante rem (Anteriores a las cosas), In rem (En las cosas) y Post Rem (Posteriores a las cosas).

Sobre la existencia de Dios, demuestra que se puede llegar a él a través de las llamadas “Cinco Vías”: el movimiento de los objetos, la causa eficiente, a partir de lo posible, la jerarquía de los valores de las cosas y el ordenamiento de las cosas.

Sobre la esencia de Dios, Tomás dejó en claro que debido a su inmensidad, no lo podemos contemplar. La mejor forma de conocer a Dios es a través de su Revelación directa: la Biblia, especialmente el Nuevo Testamento, la Tradición apostólica y el Magisterio de la Iglesia.

Acerca del alma y el cuerpo, Tomas de Aquino hace referencia a la teoría de la unidad del intelecto o entendimiento. Para él, el alma es inmortal, inmaterial e incorruptible.

Sobre la ley natural, creía que el fin último del hombre es el bien de su especie, su plenitud-perfección, alcanzar la felicidad y para obtenerla debe responderse a su naturaleza, a su forma humana y a Dios.

Aportaciones

Fue uno de los principales introductores de la filosofía de Aristóteles en la corriente escolástica del siglo XIII.

Representó en su obra una síntesis entre el pensamiento cristiano y el espíritu crítico del pensamiento aristotélico.

A Tomás se le debe un rescate y reinterpretación de la metafísica y una obra de teología monumental, así como una teoría del Derecho que sería muy consultada posteriormente.

Obras

Aunque el interés y la temática principal siempre es teológico, su obra abarca igualmente comentarios de obras filosóficas, polémicas o litúrgicas.

Entre sus principales obras encontramos a:

• Summa contra gentiles
• Summa theologiae

Muerte

Santo Tomás de Aquino falleció en la Abadía de Fossanova, el 7 de marzo de 1274. Existen hipótesis sobre un posible envenenamiento por orden del rey de Sicilia, Carlos de Anjou. En 1369, sus restos mortales fueron trasladados a Tolosa de Languedoc.

Fue canonizado en 1323 y declarado Doctor de la Iglesia en 1567 así como santo patrón de las universidades y centros de estudio católicos en 1880.