Porfirio Díaz fue un militar, estadista y político mexicano, además de presidente quien gobernó México en 7 ocasiones ocupando el cargo por más de 3 décadas. Es considerado por algunos como un dictador y por otros como un héroe.

Porfirio Díaz: Biografía Corta y Resumen

Fue un destacado militar quien brilló por su participación en la Segunda Intervención Francesa en México. Combatió en la Batalla de Puebla, el Sitio de Puebla, la Batalla de Miahuatlán y en la Batalla de la Carbonera. Resaltaron sus acciones militares en el estado de Oaxaca, en donde organizó guerrillas contra los franceses.

Tomó armas contra el gobierno federal en dos ocasiones: la primera contra Benito Juárez con el Plan de la Noria, y, posteriormente, contra Sebastián Lerdo de Tejada, elaborando el Plan de Tuxtepec. Tras el triunfo del segundo plan, Díaz asumió la presidencia.

Biografía

José de la Cruz Porfirio Díaz Mori nació en Oaxaca de Juárez, Oaxaca, el 15 de septiembre de 1830.

En 1835, Porfirio ingresó a la Escuela Amiga, institución educativa controlada por la parroquia de Oaxaca.

En 1843, Porfirio ingresó al Seminario Tridentino de Oaxaca, comenzando con un bachillerato en artes.

Durante tres años, hasta 1846, Porfirio estudió física, matemáticas, lógica, gramática, retórica y latín. Poco tiempo después decidió abandonar el seminario e ingresar en el Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca. Realizó estudios de derecho y se convirtió en maestro del instituto.

Carrera Militar

En 1854 asumió por encargo del presidente Ignacio Comonfort el mando militar del Istmo de Tehuantepec.

Al estallar la Guerra de Reforma, Díaz peleó en varias batallas, como en la acción militar de Calpulalpan, bajo las órdenes de José María Díaz Ordaz e Ignacio Mejía. En tres años le fueron conferidos los cargos de mayor, coronel y teniente general.

En 1861, Díaz fue postulado a diputado federal, logrando obtener una curul por Oaxaca en el Congreso de la Unión. Sin embargo, solicitó permiso para ausentarse e ir a pelear.

El 5 de mayo de 1862, Díaz y otros militares intervinieron en la Batalla de Puebla, donde lograron derrotar a los franceses y hacerlos retroceder.

En 1863, Díaz ordenó destruir todo el armamento y las municiones del ejército mexicano, para que no cayeran en manos de los franceses. Una vez que las tropas invasoras entraron a la fortificación mexicana, los militares republicanos fueron hechos prisioneros. Díaz, junto con todos los demás militares, fue capturado y detenido, no obstante logró escapar y se marchó a Oaxaca.

Durante todo el año de 1864, Díaz desarrolló una guerra de guerrillas en Oaxaca, y los franceses nunca pudieron penetrar al estado.

En 1865, Díaz fue confinado a prisión perpetua por el delito de sedición. Sin embargo, en la cárcel, entabló amistad con el barón húngaro Louis de Salignac, quien era el encargado de la cárcel. Cuando Díaz intentó escapar, el barón lo descubrió, pero en lugar de delatarlo, lo dejó ir. Ese mismo día organizó a un centenar de hombres para salir al combate.

Reorganizó el Ejército de Oriente y con sus tropas triunfó el 3 de octubre de 1866 en la Batalla de Miahuatlán y el 18 de octubre en la Batalla de la Carbonera. De inmediato Díaz se erigió en gobernador provisional, destituyó y ejecutó a las autoridades francesas.

El 2 de abril de 1867 Díaz tomó Puebla. Así culminó la acción militar conocida como Batalla del 2 de abril. El 15 de junio de ese año recuperó para las tropas republicanas la Ciudad de México.

En 1876, con el apoyo de varios militares de diversos lugares del país y con el respaldo de la Iglesia Católica, lanzó en la población de Tuxtepec, el Plan de Tuxtepec. Así dio comienzo la Revolución de Tuxtepec, la última guerra del siglo XIX en México.

Política

Una vez culminada la guerra de intervención francesa, Juárez, que se había amparado en el artículo 128 de la Constitución de 1857 para permanecer indefinidamente en el poder. No obstante convocó a elecciones presidenciales, que se efectuaron en 1867, pero ganó Benito Juárez.

Porfirio Díaz decidió postularse a las elecciones presidenciales de 1871, al perder la elección nuevamente contra Benito Juárez, lanzó el Plan de la Noria, llamando a todos los militares del país a luchar contra Juárez.

Tras la muerte de Benito Juárez, se presentó en las Elecciones extraordinarias de México de 1872, siendo nuevamente derrotado por otro candidato.

Porfirio conservaba sus viejas ambiciones políticas así que en 1874 fue postulado como candidato a diputado federal y ganó la elección.

Ocupó por primera vez la presidencia del país en forma interina tras el triunfo de la Revolución de Tuxtepec entre el 24 de noviembre de 1876 y el 6 de diciembre de 1876.

En 1881, Porfirio Díaz fue nombrado por Manuel González como Ministro de Fomento, y desde ese puesto coordinó la campaña contra el presidente González. Ese mismo año, ganó las elecciones a gobernador de Oaxaca.

Ocupó el cargo de presidente por segunda vez entre el 17 de febrero de 1877 y el 5 de mayo de 1877. El principal objetivo de Díaz en su primer mandato fue ganarse la confianza de los Estados Unidos de América, que pasaba por un serio problema político.

Volvió a ejercer el cargo en forma interina del 5 de mayo de 1877 al 30 de noviembre de 1880.

Posteriormente ejercería la presidencia del país de manera ininterrumpida entre 1884 y 1911.

Por Porfiriato se entiende a la etapa de la historia transcurrida entre 1876 y 1911, caracterizada por los gobiernos de Porfirio Díaz, que sólo se interrumpió con el período presidencial de Manuel “El Manco” González. Fue una férrea dictadura personalista y paternalista que reprimió toda oposición y anuló la libertad de prensa.

Tras un serio descontento nacional por el aumento de las inversiones extranjeras en México, el alza de precios en la canasta básica de alimentos y la recesión económica, entre otros, desencadenaron dictamen la renuncia del presidente Porfirio Díaz por unanimidad.

Tras renunciar, Díaz y su familia comenzaron a empacar sus cosas para retirarse al exilio, en París, Francia.

¿Qué hizo durante sus gobiernos?

Díaz logró el pago de la deuda externa a Estados Unidos.

Otro asunto prioritario para Díaz fue la pacificación del país. La paz que se impuso durante el gobierno de Porfirio Díaz permitió el desarrollo de la cultura y la ciencia en México. Durante el Porfiriato floreció la literatura, la pintura, la música y la escultura. Además se fundaron institutos, bibliotecas, sociedad científicas y asociaciones culturales. Contrario a la política de concesiones y conciliación, muchas veces la administración porfirista usó la violencia y represión contra sus adversarios, y de esta forma se pacificaron los grupos políticos que no se acogieron a la conciliación.

Una de las represiones que tuvo mayor repercusión a nivel nacional e internacional fue la llevada a cabo en contra de los indígenas yaqui. La etnia fue prácticamente exterminada.

Convencido defensor del progreso, entre los principales logros de su mandato se encuentra la expansión del ferrocarril en México.

Otro factor que permitió el desarrollo del México porfiriano fue la inversión extranjera. México creció la industria, en su rama extractiva, la agricultura de productos tropicales encaminada a la exportación. El gobierno planteó la necesidad de crear productos dirigidos a la exportación, por lo que el país comenzó a depender económicamente de los capitales extranjeros.

Se vio la necesidad de crear una infraestructura de transporte que permitiera el desarrollo de la industria. Así se construyeron redes de telégrafo y teléfono. También el sistema de correos logró un relativo crecimiento.

También trajo a México la electricidad.

La producción de metales y combustibles se incrementó con el único fin de exportarla hacia otros países. Se crearon las primeras refinerías del país. En la minería, México ocupó en la época del Porfiriato el primer lugar en producción de plata.

Se inicio una gran industria en textiles, papelería, calzado, alimentos, vinos, cerveza, cigarros, químicos, loza, vidrio y cemento.

Se creó en México la primera planta de industria siderúrgica, que en su tiempo fue la primera de América Latina.

El comercio se fortaleció debido a la expansión del sistema ferroviario y a que el gobierno decidió suprimir las alcabalas.

Vida Privada

Durante las guerras en que se vio envuelto, Díaz se relacionó amorosamente con varias mujeres. La primera y la más conocida de sus aventuras amorosas fue la sostenida con Juana Catalina Romero, durante los años de la Guerra de Reforma.

Otra aventura que Díaz mantuvo fue con la soldadera Rafaela Quiñones, durante toda la guerra de intervención. A principios de 1867 nació la hija de la relación entre Díaz y Quiñones, llamada Amada Díaz.

El 15 de abril de 1867, Díaz se casó por poder con su sobrina Delfina Ortega de Díaz. En 1869 nació su primer hijo, Porfirio Germán. Dos años más tarde la pareja concibió a unos gemelos, quienes corrieron la misma suerte que su primer hijo. Sus 3 hijos fallecieron. Tras varios años, en 1873 nació el primero de los hijos que llegaría a la edad adulta, Porfirio Díaz Ortega. En 1875 nació la última hija del matrimonio, Luz Victoria, quien murió pocos días después de nacer.

Al enviudar, en 1881 conoció a Carmen Romero Rubio. Tras varios meses de relación informal, la pareja se casó.

Muerte

Porfirio Díaz falleció en París, Francia, el 2 de julio de 1915.