Si algún día mi nieto me pregunta, cuál fue el mejor disco de la historia, le responderé , muchos hijo; pero si es más incisivo y me pregunta qué disco cambió el concepto de grabación, marketing, distribución y concepto, iré simplemente al viejo estante de discos que planeo tener, escogeré y desempolvaré Thriller, lo pondré en el equipo, porque para esa época todo será dominado por el mp3 y nuevos formatos quizá, dejaré correr el disco y me sentaré a escucharlo junto a él.

Thriller: El mejor disco de la historia

Para 1982, conocer a Michael Jackson, sería igual como hablarle de Mudhoney a un fan de Tego Calderón y del Reggaetón, el que menos tenía algo de conocimiento del explotador proyecto de los Jackson Five; pero siguiendo con Michael Jackson y su obra maestra, que desde el hecho de contar con Quincy Jones, quien había trabajado con Sinatra y compañía , aseguraba un éxito rotundo, con lo último del pop con el video más largo de la historia y con resucitación de un genio del cine de terror venido a menos solo daba una respuesta: El disco Thriller haría historia.

Hoy Michael Jackson no está aquí, quizás debe estar riendo de todo el ruedo que armó de vivo y de muerto; pero el que no haya escuchado al menos una canción del álbum Thriller puede darse en estado de zombie, como en el video de la canción homónima del disco. El plato está servido a degustar se ha dicho.