Su apariencia frágil y mirada dulce contrasta con el look y verdadera personalidad irreverente y controvertida de Avril Lavigne, una cantautora y actriz de espíritu indomable de energía inagotable, conocida como la “princesa del pop punk”.