El cine francés ha dado al mundo grandes realizadores y, también, grandes actores. Esto podría parecer un tanto obvio si pensamos que Francia es la cuna del cine (recordemos que fueron los hermanos Lumière quienes inventaron el proyector cinematográfico, y que Georges Méliès fue quien explotó sus potencialidades comerciales).