Los personajes de Frozen han despertado mucha ternura y se han enganchado rápidamente con el público infantil que ha gozado con la película animada de Walt Disney Animation Studios. Uno de los personajes más entrañables de esta película es Olaf.

Olaf: El Amoroso y Alegre Muñeco de Nieve de Frozen

En la historia de Frozen, Olaf es el muñeco de nieve que las princesas Anna y Elsa construyeron en su etapa de niñez. El personaje de Olaf simboliza el amor inocente y la alegría que compartieron las hermanas antes de ser divididas. Podemos encontrar en Olaf a un ser que no solo es divertido, sino que al mismo tiempo desempeña un papel importante en representación de cariño y la escala de miedo frente al amor. Su personaje es pieza clave del desenlace de Frozen.

Cuando se realizaban las primeras versiones de la película, el muñeco de nieve Olaf fue pensado como uno de los guardias del castillo de Elsa cuando aún el concepto planteado para la princesa era el de controlar una legión de muñecos de nieve.

Olaf: El Amoroso y Alegre Muñeco de Nieve de Frozen

El encargado de crear las características de Olaf fue Hyrum Osmond, uno de los supervisores de animación de la película; una persona descrita como “tranquila” pero que cuenta con una personalidad extrovertida y divertida. Más adelante el mismo Hyrum Osmond admitió que su personalidad es muy similar al de Olaf y que esto influyó sin duda en el personaje. La primera aparición de Olaf en la película se da mientras Anna y Elsa están jugando con el muñeco de nieve inanimado; años después cuando Elsa se convierte en la reina del hielo, ésta le da vida.

Las críticas han sido muy generosas para Olaf, y desde el lanzamiento de la película ha sido elogiada su comedia y peculiaridad de la mano del trabajo del actor Josh Gad quien prestó la voz para Olaf.