Si hablamos de El Niño con el Pijama de Rayas, tal vez lo primero que venga a nuestra mente es el desgarrador final con el cual concluye la historia, que sin duda deja un mensaje de “inocencia” dentro de tanta masacre como fue el holocausto judío.

El Niño con el Pijama de Rayas: Inocencia en medio de la Masacre

La historia llevada a los cines se encuentra basada en la novela de autor irlandés John Boyne publicada el 2006. El film narra la historia de Bruno, un niño alemán de ocho años que ignora el contexto en el cual está viviendo y en el que está involucrado su padre (un militar nazi) que al ascender es reubicado con su familia cerca de Auschwitz, fuera de la ciudad de Berlín, a donde Bruno no tiene con quien jugar y se siente muy solo a pesar de tener una hermana, que es mayor que él.

Todo este panorama cambia al conocer a Shmuel, un niño judío con características muy melancólicas y tiernas que vive al otro lado de la alambrada (campo de concentración), en el cual Bruno despierta a la curiosidad por la vestimenta que, como todos los que viven allí es parecida a un pijama a rayas.

Mientras que en la novela la sorpresa en la trama es algo más discreta y permite al lector ir hilvanando la historia hasta el desenlace final que, aunque esperado, tiene un impacto fuerte. En el cine esta “sorpresa” se pierde y todo se hace un poco más previsible, sin embargo este detalle se percibe más cuando se ha leído la novela porque la cinta se adapta de manera entretenida y evocadora con más acentuación en las atrocidades nazis y explotando al máximo las escenas de expresión y drama.

La trama rompe con la línea convencional de recaer sobre judíos apresados, escondidos o alemanes que los ayudan. Se centra más en una familia que aunque completa es disfuncional. El padre que está preocupado por llevar a cabo las políticas nazi, la madre que se desentiende de lo que está ocurriendo, la hermana adolescente envuelta en la ideología alemana y el niño “inocente” ajeno a todo, que solo desea divertirse. Basada en la inocencia, la historia se ve a través de los ojos de Bruno con alternaciones importantes de su madre, sobre todo al final cuando se descubre el terrible desenlace.