Cuando una película resulta exitosa no sorprende que se anuncie una secuela. Es lo que sucedió con la cinta de animación Monsters, Inc. (2001) de los estudios Pixar, que con una original historia sobre unos monstruos que trabajan en una compañía encargada de asustar niños, consiguieron conquistar críticos y público de todo el mundo.

Monsters University: Divertida Secuela de Monsters Inc

La producción de Monsters University (2013) comenzó en 2005. Inicialmente se pensó en una continuación de la primera película. La historia seguiría las aventuras de Sulley y Mike en el mundo de los humanos, adonde irían en busca de Boo para llevarle un regalo de cumpleaños. Sin embargo, la absorción de Pixar por parte de Disney, en 2006, produzco cambios administrativos en la compañía de la lamparita, y los proyectos en desarrollo cambiaron de manos. Así, lo que se pensó como una secuela se convirtió en una precuela que recogería los años universitarios de los dos protagonistas.

Al elenco original de Monsters University está conformado por John Goodman (James P. Sullivan), Billy Crystal (Mike Wazowski), Steve Buscemi (Randall “Randy” Boggs), se sumaron grandes actores como Hellen Mirren (Abigail Hardscrabble), Alfred Molina (Profesor Knight), Joel Murray (Don Carlton), entre otros.

Monsters University: Divertida Secuela de Monsters Inc

La película se remonta a la niñez de Mike Wazowski, cuyo paso por la escuela no fue precisamente el más grato. Desde pequeño Mike admiraba a los asustadores y quería convertirse en uno de ellos. Al crecer ingresa a la Monsters University. Allí conoce a Sulley, con quien mantiene una rivalidad al comienzo. Sus peleas les valen la expulsión del programa de sustos de la universidad. Intentando ganar otra oportunidad, Mike y Sulley participan en las Sustolimpiadas, un evento donde se escogen a los mejores asustadores del campus. No resultan victoriosos, pero ganan la confianza necesaria para seguir adelante.

Sin perder de vista sus objetivos, Mike y Sulley entran a trabajar a Monsters, Inc., primer como mensajeros, y poco apoco van escalando posiciones hasta convertirse en el mejor equipo de asustadores de la compañía. Ese es el mayor mensaje que nos deja la película: a nunca dejar atrás nuestros sueños. Una moraleja de superación y constancia ideal para enseñar a los más pequeños.