Han pasado 3 años desde que estallaron las Guerras Clónicas y el conflicto galáctico aún no termina. El Canciller Palpatine (Ian McDiarmid) ha sido secuestrado por la hueste separatista, liderada por el General Grievous (Matthew Wood) y el Conde Dooku (Christopher Lee). Los Caballeros Jedi Obi Wan-Kenobi (Ewan McGregor) y Anakin Skywalker (Hayden Christensen) son enviados para rescatar al Canciller y acabar con los rebeldes. Palpatine es liberado, pero Grievous escapa.

Star Wars: Episodio III – La Venganza de los Sith

El Canciller hace de Anakin su protegido y lo nombra su representante ante el Alto Consejo Jedi. Pronto, Palpatine intenta atraerlo hacia el Lado Oscuro de la Fuerza, un lado donde le asegura podría adquirir poderes que jamás imaginó. La Orden Jedi empieza a sospechar de Palpatine. Al ser confrontado por el Maestro Jedi Mace Windu (Samuel L. Jackson), el canciller se revela como Darth Sidious, el Señor Oscuro de los Sith.

El miedo de Anakin de perder a Padmé Amidala (Natalie Portman), la bella senadora con la que se ha casado en secreto y que se encuentra embarazada, lo convence a unirse al Lado Oscuro. Enterado de ello, su maestro Obi Wan- Kenobi lo enfrenta en el planeta volcánico Mustafar. Producto de la pelea, Anakin pierda las piernas y un brazo, además de sufrir graves quemaduras que le dificultan la respiración. Mientras esto ocurre, Padmé Amidala muere al dar a luz a los hijos de Anakin: Luke y Leia. Darth Sidious ordena el rescate de Anakin. Le injertan partes biónicas para suplir las que perdió, y le colocan un traje especial color negro que le permitirá movilizarse y respirar. Surge Darth Vader.

Star Wars: Episodio III – La Venganza de los Sith

Star Wars: Episodio III – La Venganza de los Sith (2005) representa la sexta película estrenada de la franquicia Star Wars, pero la tercera en cuanto a orden cronológico interno. Constituye también un momento cumbre para los seguidores de la saga, pues en ella se muestra el advenimiento al Lado Oscuro de Darth Vader, acaso el personaje más icónico del universo Star Wars y uno de los villanos más famosos del cine.

Un dato curioso es que esta película, a diferencia de sus predecesoras, recibió la calificación PG-13, que la limitaba a un público adolescente y adulto, debido a sus “elementos oscuros, emocionales y trágicos”, según palabras del propio George Lucas. Esto no melló su éxito en la taquilla, recaudando más de 850 millones de dólares, y convirtiéndose en la segunda película de Star Wars con mayor recaudación, después del Episodio I – La Amenaza Fantasma.