Logan Lerman es uno de los actores jóvenes que más están haciendo para dejar de ser una promesa y convertirse en un elemento serio dentro de la industria del cine, que clama por una recambio generacional. Y es que, aunque su popularidad se debe sobre todo a proyectos de corte comercial, ha demostrado solvencia y profesionalismo, además de una independencia traviesa (veánse sus cortos en Youtube), para establecerse como actor y figura pública capaz de desarrollar personajes cada vez más interesantes.

Logan Lerman: Solvente y Profesional Actor de Cine

En su etapa como “hijo del protagonista”, Logan compartió las cámaras con Mel Gibson (El Patriota, 2000) Jim Carrey (Number 23, 2007), Christian Bale (3:10 to Yuma, 2007), Kevin Bacon y Renée Zellweger (Me One & Only, 2009), y además fue la versión infantil de Ashton Kutcher en El Efecto Mariposa (2004). Cosechó numerosas distinciones. Luego empezó a ser explotado por su atractivo y carisma, por su previsible larga adolescencia, del tipo Michael Cera o Joseph Gordon Levitt, perfecta para que Hollywood destile en él sus clásicos arrebatos de primer amor. Tal es así que en “The Perks of Being a Wallflower” (2012) se deja guiar por Emma Watson a la felicidad. Y capacitado para papeles de acción, desarrolló su papel más taquillero en Percy Jackson y los Dioses del Olimpo, una saga al estilo Harry Potter, rodada en Vancouver, con dioses de la Grecia Antigua y que próximamente hará su segunda entrega.

Logan Lerman: Solvente y Profesional Actor de Cine

También se encuentran a la espera de su estreno “Writers“, coprotagonizada con Jennifer Connely y Greg Kinner, y la que se anuncia como una de las películas más interesantes y polémicas de los último tiempos, “Noé”, en cuyas fichas aparece Russell Crow. Un currículum vitae envidiable, que se suma al hecho de haber convertido su nombre en legión. Al lado de las believers, swifties, directioners, ahora se agrupan devotas lermaniacs, sin ningún temor de ser defraudadas.