The Amazing Spider-Man: El Sorprendente Hombre Araña

¿Qué sucede cuando una exitosa saga ve amenazada su continuidad por problemas en la producción? Pues se le cancela y se comienza de nuevo. A eso se le llama un ‘reboot’, que no es otra cosa que el relanzamiento de una historia ya conocida, conservando los personajes principales; pero con nuevas ideas y sin seguir el argumento precedente.

Eso fue lo que sucedió con la franquicia de Spider-Man, que entre los años 2002 y 2007 tuvo 3 entregas, todas dirigidas por Sam Raimi y protagonizadas por Tobey Maguire, Kirsten Dunst y James Franco. Luego de Spider-Man 3, los estudios Marvel decidieron darle un giro de 360 grados a la historia y cambiar absolutamente todo, desde el guión hasta el director. Así nació The Amazing Spider-Man, primera parte de la nueva saga del Hombre araña.

The Amazing Spider-Man es la cuarta entrega cinematográfica del Hombre Araña, la cual como relanzamiento de la historia del popular personaje de Marvel Comics de la mano del director Marc Webb, a quien seguramente ya conocemos por 500 Days of Summer y una gran cantidad de videos musicales.

Al ser el reinicio de la franquicia Spider-Man es justo que se vaya desde el inicio, siendo así que estamos frente a un Peter Parker en la preparatoria que busca poder conocer la verdad tras la desaparición de sus padres de su vida. cuando inexplicablemente, lo dejan bajo el cuidado de sus tíos Ben y May. La ausencia de sus progenitores moldeará su personalidad y le hará cuestionarse su lugar en el mundo. Encuentra un aliciente en la figura de Gwen Stacy, compañera de preparatoria y su primer amor, y asume la responsabilidad que conlleva el convertirse en Spider-Man, siguiendo el consejo que le dio su tío Ben antes de morir.

El remozado elenco lo encabeza el actor Andrew Garfield como el nuevo Peter Parker/Spider-Man. Esta elección produjo, en un inicio, el rechazo de los más acérrimos seguidores del arácnido superhéroe, quienes por cuestiones más bien sentimentales no veían en él la mejor opción (Tobey Maguire hizo un gran papel; pero a sus 37 años ya no era el más adecuado). Sin embargo, Garfield ha sabido callar todas las críticas. Su performance es estupenda; dota de una frescura al personaje que sólo un rostro joven podía lograr, inspira inocencia y energía en igual medida, se desenvuelve con holgura en las escenas dramáticas y nos hace sentir el vértigo de la acción. ¿Qué más se puede pedir?

The Amazing Spider-Man: El Sorprendente Hombre Araña

El resto del elenco lo integran actores igualmente destacados, convirtiéndose en una característica de las sagas de Spider-Man el contar con un gran cast. Sobresale Emma Stone como Gwen Stacy, una joven decidida que se aleja del modelo de la damisela ingenua y frágil. Martin Sheen es Ben Parker y Sally Filed la tía May, siendo la interpretación de ésta última la que menos convence (Sally Field nunca deja de ser Sally Field).

Rhys Ifans personifica al antagonista de la historia: el Dr. Curt Connors, un ilustre científico de Industrias Oscorp y antaño colega de Richard Parker, padre de Peter, que se ve obligado a inocularse un suero experimental para probar en su propio cuerpo los efectos del mismo. El resultado: una criatura zoomorfa conocida como el Lagarto, que siembra el caos en la ciudad y al que un novel Spider-Man debe enfrentarse para detener sus demenciales planes.

The Amazing Spider-Man tiene una estética de videojuego que nos sumerge en la acción, permitiéndonos acompañar al trepamuros en sus saltos por los rascacielos de Nueva York; es ágil y cuenta con grandes dosis de misterio y humor. Pero, sobre todo, logra humanizar mucho más la figura de Peter Parker, mostrándolo como realmente es: un adolescente con responsabilidades inusuales; algo que en las anteriores entregas no se destacó tan bien (la escena de Spider-Man llamando desde un teléfono público es una de las mejores). Pulgares arriba.