Puede que la serie de televisión en comedia que goce mayor popularidad por parte de público y crítica sea Seinfeld, parte importante de la cultura americana de los años 90, siendo en muchos casos tomada como referencia a la vida que se llevaba en esos años en Norteamérica, más exactamente Nueva York. Por otro lado, también causó revuelo por otra razón, la serie a lo largo de todas sus temporadas no tenía un tema en general, bien se podría decir que trataba sobre ‘nada’.

Seinfeld: La mejor serie de comedia de todos los tiempos

Justamente Larry David y Jerry Seinfeld, ambos creadores de la serie, partirían de esta premisa como base de la serie, siendo en un inicio polémica inclusive para las cadenas televisivas ya que parecía un proyecto sin rumbo fijo; al fin de cuentas Seinfeld duró nueve temporadas siendo exitosas más que nada por sus personajes principales, cada uno con sus características únicas y peculiares que le dieron el matiz tan reconocido al show.

La serie toma como escena principal para los episodios la sala del apartamento de Jerry Seinfeld, comediante de profesión, quien pasa su vida junto a sus tres amigos cercanos Elaine, George y Kramer (quien es además su vecino). Aparte de lo antes mencionado, la serie no mantenía alguna hilación entre capítulos, por poner un par de ejemplos bien podíamos ver un día a Seinfeld y sus amigos ser perseguidos por un payaso mientras van a una ópera, mientras que en otro la acción se lleva a cabo en la espera a que se desocupe una mesa en un restaurante oriental.

Pese a lo extravagante de los rumbos que podía tomar cada capítulo, en gran parte el humor de Seinfeld recaía en la simpleza de su humor, el televidente podía encontrar situaciones cómicas que se basaban más que nada en la observación de hechos comunes que pueden pasarle a toda persona en algún momento del día.

Hoy en día la serie sigue teniendo vigencia con sus repeticiones, gozando de cada vez más nuevos seguidores.