De tres tipos de vertientes culturales diferentes: indígena, negra y blanca (española). Sale una danza y ritmo, la cual se le puso el nombre de Cumbia. El lugar de origen fue en Colombia, en el poblado de “El Banco”, “Magdalena” y “Barranquilla”, situados en la Costa Caribe de Colombia. Usada para festividades folklóricas, fue principalmente de a pocos cobrando auge tras la emigración de los colombianos a Panamá, México, Argentina, Perú y Chile respectivamente. Al tener cada país una realidad distinta, las interpretaciones del ritmo fueron dando cabida a variaciones innovadoras, cada una con la suficiente personalidad para hacerse llamar con un nombre propio.

En la actualidad, es lógico que mueran estilos antiguos o llamémosle especies, por selectividad natural, y vayan quedando aquellos que más se prestan para esta impredecible realidad. Tenemos el caso de Argentina y Paraguay con la cumbia villera bajo el ritmo de “Damas gratis”, “Super Lamas”, “Cumbia Juan” y “Los Qranderos”; en Perú con su cumbia orquestal bajo el uniforme de “Caribeños de Guadalupe”, “Grupo 5” y su premiado compositor Estanis Mogollón; y en México con su villera y Anarcumbia (cumbia y rock urbano) y cumbia electrónica bajo “Cumbia Zero”, “Amandititita” y “DJ Factor” respectivamente.