La música cristiana no es un género que se haya masificado en las últimas décadas, no, la música cristiana se practica desde hace más de 2000 años y es uno de los medios más populares para dar a entender sus creencias religiosas y la fe que le tienen. Más bien con el uso de géneros modernos como el rock, rap, pop y entre muchos otros ha podido convertirse en un movimiento que cada vez se expande más alrededor del mundo. 

Para que quede más claro, el único requisito para que la música sea considerada cristiana se encuentra en su letra más no en su ritmo. Pese a esto mucha gente debate sobre si la música cristiana como género solo se vale para identificar a las canciones que se cantan en misa o si es válido su uso como un producto para el mercado del entretenimiento.